Plataforma Ideas Democracia, Tolerancia y Libertad
agosto 30, 2019 / 0 Comentarios / Economía, Uncategorized

La Ética y Moral en el mundo de los Negocios

Miguel Ramírez Carvajal, Ingeniero Comercial y Economista.

Los múltiples casos de corrupción, salidos a luz en los últimos tiempos en Chile, han puesto en el centro de la mirada, la ética empresarial, la ética en el mundo de los negocios.

Casos como la colusión de las farmacias, la del papel higiénico, la de empresas como Penta, Soquimich o Corpesca; la del Ejército y los fondos reservados del cobre, la de Carabineros y algunas que seguramente se me escapan. No son  distintas a las que hemos conocido en otros lugares del mundo, como en la década de los 70 en EE.UU (Watergate, Lockheed, Gulf Oil, etc,) escándalos que revivieron la necesidad de la ética en el mundo de las corporaciones.  Así nace esta rama de la ética aplicada, la ética empresarial. Años después, en la década de los ochenta, surge la orientación ética de los negocios, y finalmente, ésta se transformaría en lo que hoy conocemos como Responsabilidad Social Empresarial.

Una Nueva Realidad

¿Qué podemos aportar  a esta “nueva realidad”?, Para dar respuesta a esta interrogante lo primero será llegar a un acuerdo sobre que entendemos por ética, para adentrarnos en cómo opera este concepto en el mundo de los negocios y la necesidad de una “nueva ética”. ¿Estamos nosotros ajenos a este problema? La respuesta es claramente negativa. Si no estamos ajenos a él  ¿Qué podemos hacer? La respuesta a esta interrogante se hará a través del desarrollo de esta columna, analizando los temas de ética y moral, para concluir, en cuál es el aporte que cada uno de nosotros puede entregar en los lugares en que vive y convive, o sea en su vida familiar, laboral y social.   


Ética y Moral

“Ética” es una palabra de origen griego y posee dos acepciones: hábito o costumbre y modo de ser o carácter,  ambos vocablos son inseparables, pues a partir de los hábitos y las costumbres es que se desarrolla en el ser humano su personalidad. Al traducirla al latín como mos, moris surge en castellano la palabra “moral” que equivale sólo a hábito o costumbre.

La moral es este conjunto de reglas y valores, que la sociedad le impone al ser humano, valores impuestos por la cultura, o sea provienen desde la sociedad en que nos encontramos insertos. Por otra parte la ética siempre implica una reflexión sobre la moral, una reflexión que es crítica y que proviene de nuestra forma de ver esa realidad, es un análisis crítico de esta moral que nos impone la sociedad, o sea la ética es una “filosofía” de la moral, si entendemos la filosofía como un conjunto de conocimientos racionalmente establecidos La moral es externa proviene de la sociedad, mientras la ética pertenece a lo íntimo de cada persona.

La moral es inseparable de las costumbres humanas, las cuales dependen de la época, el clima, la región geográfica o de cualquier evento circunstancial. En este sentido, la moral es cambiante y relativa a determinadas prácticas culturales.

Los seres humanos estamos  determinados por los valores de la sociedad en donde vivimos, y por eso consideramos, en general, que las conductas acertadas son las que se amoldan a esos modos de convivencia.

El ser humano en un mundo globalizado

Estamos inmersos en un mundo globalizado, multicultural, multiétnico, convivimos en una multiplicidad de principios, valores y pautas de conducta, lo que nos lleva a considerar la necesidad de conocer y practicar  la ética en nuestros modelos organizacionales, hoy sabemos, que no basta la perspectiva tecno-científica para resolver la diversidad de problemas que nos plantea el mundo de nuestros días, ni para orientar nuestras relaciones sociales en un entramado de interacciones cada vez más complejo, global e incierto, en donde el corrupto se ve favorecido por un sistema que ha ido construyendo en su propio beneficio y en perjuicio de la gran mayoría de la sociedad.

Siempre debe estar presente en nosotros que el ser humano se distingue del animal por su capacidad de pensar, de hablar, de razonar, de poder distinguir entre lo bueno y lo malo; por su capacidad de aceptar o rechazar esa moral social, al mismo tiempo de  ser capaz de proponer nuevos valores.

La Ética y los Negocios

La ética de los negocios, es la ética aplicada al mundo de los negocios, aquella que comprende todos los aspectos de la conducta de los seres humanos en ese mundo. Es una rama de la Filosofía que estudia lo que es correcto o incorrecto desde el punto de vista moral, y de los estándares que deben aplicarse en los negocios.

En EEUU  en la década de los 70 surge el concepto de “ética empresarial” con el objeto de determinar cuáles eran los propósitos fundamentales  de la empresa, tratando de dar respuesta a dudas razonables. ¿Es sólo la maximización de los beneficios en dinero y en el corto plazo?, o también ¿debe buscar la maximización de otras utilidades para el ser humano, cómo por ejemplo el bienestar de todos quienes se encuentran relacionados a ella: trabajadores, clientes, proveedores, empresarios y  el Estado?

En las décadas de 1980-90 el interés por la ética empresarial crece en el mundo de los negocios tanto como en el académico, en la actualidad  muchas de las grandes corporaciones promueven su compromiso con valores no-económicos y poseen  códigos de ética y/o compromisos de responsabilidad social. Como ejemplos podemos citar el caso de Bélgica que aprobó la ley de la etiqueta social. Que garantiza a los consumidores que los productos que llevan esa etiqueta han sido elaborados con respeto por los derechos laborales, sin mano de obra infantil y sin discriminaciones. En Europa occidental hay 240 etiquetas ambientales, ecológicas y de comercio justo (que aseguran que los precios son razonables). Francia se convirtió, en 2001, en el primer país que obliga por ley a las empresas a publicar un informe social y medioambiental. Inglaterra obliga por ley a los fondos de pensiones públicas a informar sobre los criterios éticos, sociales y ambientales utilizados en sus inversiones.

En Italia hay guías para elaborar informes sociales para las pequeñas y medianas empresas, y la región toscana da preferencia en los contratos estatales a las empresas con producción socialmente responsable. En Suecia, la ley determina que los fondos nacionales de pensiones deben considerar aspectos sociales y del medio ambiente al invertir. En Chile hace aproximadamente dos años  entra en vigencia la ley de etiquetados de los alimentos (Junio 2016) que deben advertir acerca del contenido de materias dañinas para la salud. No será necesario aplicar esto, en el caso de Chile, a otros ámbito del mundo de los negocios? Por ejemplo, los medicamentos.

Cambio de Paradigma

La introducción de la ética en el mundo de los negocios, debe constituirse hoy en una prioridad en la enseñanza de quienes estén interesados en entrar a él. Se debe cambiar el centro del objetivo de “ganar dinero”, por el de aprender medios creativos para administrar  organizaciones complejas que permitan ayudar a la sociedad a ganar mayor bienestar y felicidad.

No se debe entender, lo que aquí se ha dicho, que todo lo que se hace en el mundo de los negocios está reñido con la ética. Hoy no es difícil encontrar, esencialmente en las micro, pequeñas y medianas empresas que en épocas de crisis, sus propietarios,  hacen  el esfuerzo de mantener los puestos de trabajo por lealtad y compromiso con quienes hasta entonces han colaborado a su prosperidad económica.

La ética en el mundo de los negocios exige para alcanzar el éxito ir más allá del beneficio económico, las personas ya no son meros “recursos” a optimizar, sino fines en sí mismas a cuidar y potenciar. El beneficio económico ya no es el valor final por excelencia, sino un medio para su supervivencia y crecimiento, así como una consecuencia de hacer bien las cosas con las personas, ya sean éstas propietarios, empleados, clientes, proveedores o ciudadanos en general.  Es esencial el respeto a uno mismo y a los demás, la dignidad, la generosidad, la autenticidad, entre lo que se dice y lo que se hace y, en última instancia, el servicio al bien común.

“No es culpa del Chancho…”

La existencia de políticos  corruptos es posible, porque hay empresas que los sustentan. Y también porque hay consumidores que los consienten, las personas hoy tenemos poderosas herramientas, como las redes sociales, para “viralizar”, denunciar y detener estas conductas.

El cada vez más poderoso entorno y liderazgo del mundo de la empresa promueve lo más grandioso y lo más terrible del ser humano. Desde las maravillas  tecnológicas, para  el bienestar de la humanidad, hasta las guerras, (generalmente incentivadas por el afán de ganar más), la indecente corrupción de algunos políticos, el amenazante deterioro del clima o la erosión del paisaje, hasta la falta de tiempo para ser plenamente humanos. 

Los seres humanos, hemos permitido que se nos convierta en modernos esclavos, en una esclavitud más terrible que la que existió en el pasado, en que el esclavo se compraba y por ende había que cuidarlo, hoy hemos llegado a una esclavitud, en que el esclavo se arrienda y cuando ya no sirve se deja de arrendar. La empresa para ser productiva debe trabajar hasta en tres turnos, trabajar el día domingo y los feriados y, ¿cuál es el tiempo para la familia?, ¿para el ocio? y ¿para no olvidarnos que somos seres humanos?, ¿cuándo lograremos comprender que el norte que debemos privilegiar deber ser el ser humano y no el lucro desmedido a que nos conduce el modelo económico?

Mirando el Futuro

El desafío del siglo XXI consiste en mejorar este sistema económico y social buscando aumentar el “tiempo para vivir” y no sólo el trabajo para “sobrevivir”, requerimos de nuevas formas de producción que nos permitan volver a tener aire limpio para respirar, paisajes naturales para admirar, salud física y mental para ser felices, tiempo para compartir con la pareja, la familia, los amigos, tiempo para ser amables y que el crecimiento económico no sea a costa de la pérdida de lo ético en el mundo de los negocios y de la sociedad en general.

¿Cómo lo logramos? No hay una sola respuesta, cada uno de nosotros, seguramente tiene varias, pero podemos intentar algunas al respecto: Necesitamos una nueva educación orientada al ser humano y a su felicidad y no al lucro desmedido, requerimos más formación en axiología[1], más confianza y solidaridad con el resto de la humanidad, más conciencia, más participación, más conversación democrática, más comprensión acerca de qué somos y hacia dónde nos conduce el actual modelo. En definitiva, hacer con los demás lo mismo que nos gusta que hagan o hicieran  con nosotros, al ponernos en el puesto del otro.
Los grandes y los pequeños negocios tienen una responsabilidad ética interna en lo referente a lo económico que tiene que ver  con los salarios que se pagan, con la participación en los resultados, con la participación en el capital; y una responsabilidad externa con la sociedad, que en lo económico, tiene que ver con la creación de empleo, con la honestidad y cumplimiento con sus clientes, con sus proveedores, con el Estado, con la honestidad hacia la competencia, con sus inversiones, con la solidaridad. A este heterogéneo conjunto de personas y grupos de referencia se les llama stakeholders[2]. Así, la responsabilidad de la empresa se concibe de forma acotada, no es con la sociedad en abstracto que la empresa se obliga, lo hace con la comunidad en la que participa de manera directa.

Esta responsabilidad implica que debe existir transparencia en sus operaciones para con los accionistas y  con los trabajadores, no debe existir discriminación de ningún tipo, a no ser que esta sea inhabilitante para el trabajo que debe ejecutar, se debe tener un gran respeto por la dignidad del trabajador, no debe existir ningún tipo de acoso, tener los medios para prevenir accidentes laborales, capacitar a sus trabajadores en la prevención de accidentes, respeto por el medio ambiente, ocuparse que sus productos o servicios no atenten en contra de la salud de corto ni de largo plazo, no atenten contra  la vida o la dignidad de las personas, y si es posible contratar personas con alguna discapacidad hacerlo.

Clima Laboral. Punto Neurálgico

Por otra parte es muy importante, al interior de la organización que se dan tanto los pequeños, medianos o grandes negocios, ocuparse: de tener un buen clima laboral, de mejorar la calidad de vida de los trabajadores, de reconocer su labor, de tener siempre un trato amable y de respeto.

En el caso chileno, tengo la impresión que los temas de mayor interés público, en lo económico, hoy son: los bajos salarios a los trabajadores versus los de los altos ejecutivos, las nuevas tecnologías  o robotización, que castiga a los trabajadores con el desempleo, la evasión y elusión de impuestos, corrupción, cohecho y cartelización[3]. Temas no distintos a  los que han ocupado y ocupan  a otros países.

Por el lado de los trabajadores, es necesario también formar en ellos esta ética laboral, en el sentido de ser honestos en lo que hacen, trabajar efectivamente las horas que cobran, no engañar al cliente ni al empleador, ser honestos con sus compañeros de trabajo y con sus jefes, ser honestos frente a las autoridades del trabajo. La ética en el mundo de los negocios, debe estar presente en todos sus participantes y en sus múltiples sentidos, sólo de esa manera se mejora la calidad de la vida en el mundo laboral.

Sindicatos y Mundo Gremial

En este aspecto el trabajo de los sindicatos y las organizaciones gremiales resultan muy importantes en la enseñanza de la ética en el mundo laboral. Los dirigentes sindicales así como los dirigentes empresariales  deben ser ejemplos de comportamiento ético (El ejemplo enseña más que las palabras). La ruptura ética por cualesquiera de las partes rompe el comportamiento ético y por lo tanto el respeto en el mundo del trabajo.

Es importante que el Estado regule la moral que debe existir en el mundo de los negocios, ya que si una o pocas organizaciones asumen este compromiso, puede ir en detrimento de ellas y favorezca a aquellos que eluden, por ejemplo, los impuestos, las leyes laborales o compromisos sociales con sus trabajadoras y trabajadores, o trabajadoras y trabajadores que mientan para obtener ventajas legales. Unos y otros deben ser castigados por la ley en caso de incumplimiento.

Las organizaciones gremiales o sindicales que respeten la ética empresarial, ganaran el respeto social y seguramente se verán favorecidas por la sociedad.  Como asimismo quienes no lo hagan recibirán el repudio. El respeto mutuo ayudará a mejores relaciones, mejorando el clima laboral.

El Estado tiene un rol muy importante en el combate a las faltas a la moral, ya que el delincuente, a través de la violación a los derechos de los demás busca un beneficio y buscará que el diferencial entre lo obtenido a través de la falta y el castigo recibido sea positivo. }

El caso de la colusión del papel higiénico en Chile, es un ejemplo de ello, en que las multas representaron un muy bajo porcentaje de lo mal habido. Se calcula en US$ 816.000.000 las utilidades obtenidas[4]. Las noticias[5]  del diario “La Tercera” dan cuenta que la Fiscalía Nacional Económica solicito al tribunal la exención de la multa para CMPC y una multa de US$ 15,5 millones para SCA Chile (ex PISA). Este es claramente un incentivo a delinquir, el delito le resulta rentable desde el punto de vista financiero.

La ética para los dirigentes sindicales debe convertirse en el arte de la perfectibilidad[6] humana que se extiende desde los individuos concretos hasta el conjunto de todos los seres racionales. En este orden de ideas, la ética es una forma de vida que muchas veces implica apartarse de las prescripciones que imponen los grupos mayoritarios, en vistas de un desarrollo auténticamente humano.

Ser éticos y valientes

Nuestra postura, como seres humanos, debe ser esencialmente ética,  que defienda la independencia de las personas y de la sociedad en su conjunto, frente a cualquier pretensión hegemónica. Por otra parte, debemos siempre buscar ser mejores, pero, también, a levantar la voz en contra de todas las injusticias, nuestra lucha busca que el ser humano viva en paz y con dignidad en una democracia que no sea torpe ni ciega, en una democracia capaz de exaltar y garantizar los derechos inalienables del ser humano de distintos orígenes, étnicos, sociales, religiosos y políticos que nos debemos  formar en el respeto y la tolerancia activa que busca respetar y más aún entender a aquel que tiene un pensamiento o un accionar diferente en la sociedad. La construcción de una sociedad más inclusiva implica entender que cada individuo tiene un bagaje, unas pertenencias, una identidad y unas creencias. Cada individuo viene de un sitio diferente, y en cada lugar existen comunidades de todo tipo, étnicas, religiosas, políticas,… aprendemos  que una sociedad no puede vivir en paz y armonía sin el respeto al otro como diferente a uno mismo. Esto se traduce que en la búsqueda de la armonía y del buen vivir, hay que desprenderse de las propias pertenencias, suspender las convicciones para construir algo común. Y en lo que toca específicamente a la religión y a la política partidista, que se encuentran entre los aspectos que más pueden dividirnos,  hay que considerar que las creencias forman parte de la identidad que cada uno tiene el derecho de construir, pero integran un dominio privado, íntimo de cada persona. Existen  posiciones diferentes, construidas no solamente sobre la fe, sino sobre principios también respetables como, el ateísmo, el agnosticismo, el materialismo, al vivir en sociedad cada uno guarda su fe, su convicción; cada uno suspende sus convicciones para encontrar al otro y construir así una sociedad inclusiva. La ética busca orientar nuestros actos hacia la rectitud y esta es una de las características que debe poseer el ser humano, emprendedor o asalariado.



[1] La axiología es una rama de la filosofía, que tiene por objeto de estudio la naturaleza o esencia de los valores y de los juicios de valor que puede realizar un individuo. Por eso, es muy común y frecuente que a la axiología se la denomine “filosofía de valores”. La axiología, junto con la deontología, se constituyen como las ramas más importantes de la filosofía que contribuyen con otra rama más general: la ética.

[2] No hay una buena traducción para este término. Es un juego de palabras con shareholders (accionistas). Literalmente, stakeholders significa “tenedores o recolectores de apuestas”. Tratando de adaptarlo a su significado figurado, se ha traducido como “detentadores”, aunque “grupos de interés” o “comunidades de referencia” son términos más precisos.

[3] En economía se denomina cartel o cártel a un acuerdo informal entre empresas del mismo sector, cuyo fin es reducir o eliminar la competencia en un determinado mercado. Los cárteles suelen estar encaminados a desarrollar un control sobre la producción y la distribución de tal manera que mediante la colusión de las empresas que lo forman, estas formen una estructura de mercado monopolística, obteniendo un poder sobre el mercado en el cual obtienen los mayores beneficios posibles en perjuicio de los consumidores. Por ello, las consecuencias para estos son las mismas que con un monopolista. La diferencia radica en que los beneficios totales (que los máximos posibles de conseguir en el mercado) son repartidos entre los productores. Sus principales actividades se centran en fijar los precios, limitar la oferta disponible, dividir el mercado y compartir los beneficios

[4] http://radio.uchile.cl/2015/11/16/colusion-del-papel-monto-defraudado-superaria-los-800-millones-de-dolares/

[5] http://www.latercera.com/noticia/negocios/2015/10/655-653420-9-colusion-de-papel-higienico-fiscalia-nacional-economica-presenta-requerimiento.shtml

[6] Perfectible es un adjetivo que se aplica a aquello que es susceptible de perfeccionamiento. Cabe destacar que la acción de perfeccionar consiste en incrementar las cualidades o la calidad de algo, convirtiéndolo en algo mejor.


Comparte:

Un Parque Industrial Sostenible para Los Ríos

Desde que somos Región de Los Ríos (12 años), el desarrollo del territorio ha estado caracterizado por la poca y casi nula inversión privada, producto…

Leer mas

Manfred Max-Neef: Gran hombre, gran amigo.

Un gran hombre no es aquel a quien sirven muchos, sino uno que sirve a muchos. La mejor forma de servir a muchos, es empleando…

Leer mas

¿Por qué las regiones no tenemos poder?

Cuando uno se aproxima a la interrogante “¿Por qué las regiones no tenemos Poder?” es inevitable llegar a la conclusión de que la ausencia de…

Leer mas
Sobre el autor

Herman Manriquez: