Plataforma Ideas Democracia, Tolerancia y Libertad
septiembre 23, 2019 / 0 Comentarios / Gobierno, Los Ríos, Política

Gobernador Regional: ¿Descentralización o votos?

Leandro Paredes J.
Pdte. Fundación Poder

Una de las novedades del próximo año electoral en el país está constituida por la elección del Gobernador Regional, autoridad unipersonal que -desde su elección en adelante- presidirá el Consejo Regional.

La anhelada demanda de los movimientos regionalistas de que el Intendente sea electo de manera directa por todos los ciudadanos ha decantado en este nuevo cargo, que como apunta el inciso segundo del artículo 23 de la Ley Orgánica Constitucional sobre Gobierno y Administración Regional, será elegido por sufragio universal en votación directa y en cédula separada. Así, cuando el próximo año concurra a emitir su sufragio, además de la cédula del Alcalde y la de los Concejales, habrá otra para elegir al Gobernador/a Regional.

Centralismo y presidencialismo

Este proceso no ha estado exento de dificultades. El centralismo y presidencialismo con el que el actual Gobierno ha enfrentado la materia ha dificultado la implementación saludable de este proceso que persigue incrementar los niveles de descentralización en el país. Incluso el Presidente ha convocado a la formación de una Mesa Técnica para revisar esta implementación, aspecto bien excepcional, puesto que no deja de ser raro que se evalúe tanto una ley que aún no ha comenzado a surtir efectos concretos.

Estas vacilaciones, hay que decir, son una tónica de los últimos gobiernos que en relación a distintas reformas no han sabido construir acuerdos políticos o sociales satisfactorios en torno a cambios fundamentales. Así fue con la gratuidad en el gobierno anterior, y en este gobierno tales vacilaciones se expresan en la elección del Gobernador Regional, y otras varias.

El riesgo (otra vez) de la implementación

Lo que está en la base de esas vacilaciones es la alta posibilidad de que en más de una Región el Presidente de la República vea dificultada la implementación territorial de sus políticas de Gobierno por tener un Gobernador Regional que sea de una alianza política distinta. Estos temores no dejan de ser menores, por cuanto la estrategia del actual gobierno es crear condiciones para que por primera vez desde 1990 se repita un gobierno de centro-derecha, y la elección de gobernadores regionales es un elemento de incerteza que hace más complejo ejecutar tal estrategia y lograr el objetivo de la continuidad del Gobierno.

Así las cosas, lamentablemente la última de las preocupaciones de los actores políticos ha sido aumentar el poder de las regiones, o lo que se llama descentralizar. Decir esto no es un reproche moral o afirmación sobre lo deseable e indeseable en la discusión de los asuntos, sino una constatación de realidad, puesto que es sano y hace bien a nuestra democracia desnudar aquellas aristas políticas del debate que los enmarcan en el tablero general del poder y la correlación de fuerzas.

Hiper electorización

Aún así, la postergación sobre los temas asociados al desarrollo regional respecto de la elección del Gobernador Regional se incrementan a su vez con la peligrosa hiper-electoralización con la que se enfrenta esta coyuntura. Un peligro que es más latente para aquellas fuerzas que apuestan a emerger políticamente democratizando y ampliando el carácter social de la política. Pero, no son sólo fuerzas políticas como el Frente Amplio las que se encuentran bajo el riesgo de hiper-electoralizar el debate sobre Gobernadores Regionales, sino que las mismas fuerzas políticas de Chile Vamos y la ex Concertación han enmarcado esta coyuntura bajo un prisma de real politik[1] electoral.

Más que desarrollo regional y descentralización se trata del perfilamiento electoral que podría tener cualquier candidato/a al capturar votos de la toda la Región, en un mapa electoral estrecho de 3 o 5 candidatos, según los pactos que puedan conformarse. En efecto, la elección del gobernador regional desde un prisma electoral es una elección senatorial con un escaño, por ello es que este tema se torna más espinudo en aquellas regiones en las que al año siguiente corresponde elegir Senadores, como es el caso de la Región de Los Ríos.  

Una suerte de primaria

Elementos propios de dicha elección, como la segunda vuelta en caso que ninguno de los candidatos en primera vuelta alcance una mayoría igual o superior a un 40%, incrementa la tentación para partidos y liderazgos que centran su acción política en las elecciones, los llamados partidos electoralistas. La alta ansiedad electoral de diversos actores políticos ven aquí, en vez de Gobernadores, futuros candidatos a Senador o Diputado, CORE incluso. Así las cosas, la elección del Gobernador Regional es sobre todo una cuestión de votos.

Sin embargo, lejos de un discurso anti-electoral que no es de mi interés azuzar, esta observación tiene el sentido de recuperar el debate sobre el desarrollo de las regiones, y en particular de la Región de Los Ríos, en que tengo la convicción de que la ciudadanía sabrá reconocer y distinguir entre aquellas opciones que sólo buscan votos y un perfilamiento futuro, apostando al testimonio en esta pasada, de aquellas candidaturas que puedan abrir un debate serio sobre descentralización y desarrollo regional, lo que se verá reflejado en las propuestas, equipos y amplitud del proyecto que apuesten a levantar.

¿Y si nos enfocamos en los proyectos?

Esto es fundamental, por cuanto el vacío político en el país con Partidos y autoridades que son minorías efectivas que no logran representar políticamente la mayoría de la diversidad social y cultural del país, tiene una bajada territorial incuestionable, basta con preguntarse ¿cuál es el proyecto de Región de Chile Vamos o del Frente Amplio? por ejemplo. No es algo claro ni visible. Es momento de aventurarse a llenar esos silencios. No hay recetas hoy, pero, algo se debe llevar a la mesa.


[1] Realpolitik («política realista» en alemán) es la política o diplomacia basada en intereses prácticos y acciones concretas, sin atender a la teoría o la filosofía como elementos “formadores de políticas”. El concepto se le atribuye a Otto von Bismarck.


Comparte:

¿Por qué tomar el camino no convencional?

En variadas ocasiones he pasado por la misma situación. Qué estudiaste o qué haces y si bien no es complicada la respuesta, lo complejo es…

Leer mas

Tiempos Complejos

Actuar en “Tiempos Complejos” es la tarea que no sólo tienen los gobiernos, sino también las empresas y las comunidades. Cada crisis que viven los…

Leer mas

Las Claves para ser Campeón

Hace varias semanas que levantamos la Copa de Campeón de la Liga Nacional y ya estamos pensando en los nuevos desafíos deportivos para el CDV.…

Leer mas
Sobre el autor

Herman Manriquez: